Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
El hombrecito de sombrero gris
rejunte de informacion de todas partes y un poco de opinion, la libertad de no tener compromiso mas que con uno mismo. Hay que vivir como se habla
08 de Octubre, 2010 · General

Inclusion y zapatillas




 

 

 

 

 

El hombre gris camina despacio, la mirada fija en ningun lado, las manos en los bolsillos de su abrigo, los puños apretados al borde de la furia. Está molesto, el lo sabe. A cada paso respira profundo, despacio. Necesita despejar la mente, diluir el efecto de la crispada discusión.

La noche se acuesta lenta sobre el último susurro de la tarde de otoño, el frío por ahora solo avisa. Es dia de cobro, jolgorio moderado. Los pobres, ese descomunal motor de toda economía, hacen lo unico que pueden hacer con sus magros ingresos, los gastan.

La placita de la estación, es una fiesta de risas de pibes y gritos de madres, que se desgañotan inútilmente llamándolos. Los comercios resultan mas llamativos y los comerciantes mas simpaticos en estos dias. La gente camina en circulos inadvertidos en el estrecho centro comercial del pueblito de trabajadores. Pasan a su lado recurrentes, algunos lo saludan afectuosos, pero el hombre gris no los percibe, esta atrapado en su enojo, sabe que si no pasa algo importante que lo distraiga, el mal humor le ha de durar muchas horas mas.

El otro, el que causo su enojo, tal vez no lo noto, el hombre gris sabe disimular sus estados de ánimo.

La discusión fue intrascendente, casi baladí. Lo que le molesto del otro, no fue lo que dijo sino el tono, no fueron tan hirientes las palabras discriminatorias y crueles.  “ de que inclusión me hablas, si a estos negros les das unas monedas y se la chupan o se la fuman”

En última instancia no era muy diferente de lo que habia dicho aquel diputado, ¿ o era un senador?

“ La plata de la asignación universal se va por la canaleta de la droga y el juego.”

Pero el hombre gris sabe que lo que lo altero tanto, fue el ultimo párrafo de aquella bravuconada.

“ Te lo digo yo que soy abogado, especialista en conflictos familiares”

- Que me importa - le contesto el hombre gris. Que me importa, seguia murmurando para si, mientras cruzaba la placita, pasó sobre el anden, la doble via y salió a la calle donde la gente circulaba casi amontonada.

Las primeras luces artificiales  golpeaban contra las vidrieras repletas de ofrecimientos a los transeuntes.

El hombre gris sintió que le dolian las manos de tanto apretar los puños en sus bolsillos.

De pronto… La vío, estaba parada en la vereda de la zapatillería, esa que vende cosas de marca.

Johana tiene unos treinta escasos, pero parece de cuarenta, la vida no ha sido mansa con ella.   Al hombre gris le llamó la atención su aspecto alborozado, casi exultante. Los ojos le brillaban con alegria y su sonrisa siempre oscura, casi triste, esta vez le iluminaba el rostro.

Johana era una de esas tantas ´mujeres que se habian quedado solas para criar a sus hijos, su vida no contaba con muchos momentos que ameritaran esa sonrisa.          El hombre gris se acercó con cuidado, como para no estropear el momento, aflojo los puños sin sacarlos de los bolsillos y la saludó,

- ¿Cómo estas?

-¡Contennnnta!

Dijo la mujer, euforica, con un gesto de ternura casi infantil

- Bueno me alegro, pero contame ¿que pasó?

Ella no dijo nada, solo dio un paso atrás y dejo a sus hijos por delante, los chicos como en un paso coreografico levantaron los tres a la vez un pie. El hombre gris los miró y entonces vio los piecitos cubiertos con flamantes zapatillas de esas de la marca tan famosa.

El hombre Gris alzo su mirada y encontró los ojos de la mujer rojos y humedos que lo miraban felices

Te felicito por la compra y por la alegria, ¿ pero porque esas lagrimas?

- De tonta nomas.   Es que nunca le había podido comprar zapatillas a los tres juntos, siempre me faltaba alguno.

- Y ¿sabes que? Es la primera vez que puedo comprar algo a credito soy un desastre.

Las lagrimas rompieron el cerco e inundaron el rostro ajeado de la mujer, el hombre gris la abrazo suavemente y por encima de su cabeza pudo ver el improvisado cartel.

Estaba escrito con marcador negro, sobre una hoja de cuaderno y pegado con cinta, en la vidriera de la zapatilleria de marca, esa que vende cosas caras…

“ Se da crédito con la asignación universal”

El hombre gris sintio su ojos también húmedos, se acordo del otro, el de la discusión.

- Inclusion, esto es inclusión estupido, ¿ sino que ?

Palabras claves, , ,
publicado por jorgeargentina a las 22:00 · Sin comentarios ·  Recomendar
 
Más sobre este tema · Participar
Comentarios (0) · Enviar comentario
Enviar comentario
Nombre:
E-Mail (no será publicado):
Sitio Web (opcional):
Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagenEscriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
imgSobre mí
FOTO

Jorge Derra

Que este blog sea una humilde forma de multiplicar informacion, difundir aquella que no esta en muchos lados, lo que se oculta, por inconveniente, lo que se olvida por no rentable, lo que se niega por hipocresia y hasta aquello que se silencia por supuesta obviedad.
que este blog sirva a todo aquel que necesite algo mas que lo que encuentra todos los dias en los grandes medios.

» Ver perfil

imgCalendario
Ver mes anteriorSeptiembre 2017Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
imgBuscador
Blog  Web
imgTópicos
» General (88)
imgNube de tags [ ? ]
imgSecciones
» Inicio
imgEnlaces
imgMás leídos
 
FULLServices Network | Blogs | Privacidad